Cuáles son los ratios bursátiles?
La relación precio-ratio por acción sólo busca tener una idea relativa de las veces que está contenido en el precio cualquier aspecto financiero:

• PER: Las siglas vienen del inglés (price earnings ratio). Es la división de la cotización de una acción entre el beneficio por acción, de forma que se obtiene el número de veces que está contenido éste en aquél. Así, un PER de 20,5 veces supondrá que el precio que el inversor paga al comprar es equivalente a 20,5 veces el beneficio por acción.

El PER siempre se refiere a un ejercicio o periodo (normalmente estimados): "La acción tiene un PER 1999 de 27 veces", por ejemplo. No son años, sino veces que está contenida la información referida.
También se calculan PER de sectores y de la bolsa, de forma que se puedan comparar entre sí y con otros países. La forma de calcular un PER de un sector o de una bolsa, es ponderar cada PER individual de cada empresa por su capitalización en bolsa, obteniendo una media ponderada.
PER más bajos suponen acciones más baratas, siempre que las estimaciones estén bien realizadas.
El ratio valor de la empresa sobre margen operativo antes de amortizaciones es un sinónimo del PER pero incluyendo todo el activo de la compañía a precios de mercado (en lugar de la capitalización o recursos propios a precio de mercado) sobre el margen aplicable a esa magnitud (margen operativo). Es un ratio que en los últimos ejercicios ha aumentado su utilización entre los analistas y que permite evaluar de una forma más exacta la relación entre mercado y cuenta de resultados incluyendo el grado de apalancamiento de la sociedad.

• PCF: Precio cash-flow. Es el mismo concepto pero aplicado al cash flow en lugar de al beneficio por acción. Los PCF suelen ser más bajos, ya que los cash flows generados por las empresas superan los beneficios (beneficio neto más amortizaciones).
En general, es más importante a efectos de comparación rápida el PER, pero el PCF debería utilizarse bastante más de lo que se hace. Lo importante de una empresa son los fondos generados y no cómo contabiliza para obtener unos beneficios atractivos.
El PCF es especialmente importante en sectores como el bancario, en el que las provisiones (tampoco son salida de caja) representan un papel muy importante. El sector bancario se debería comparar exclusivamente por PCF.


También se utiliza por ejercicios normalmente estimados.
• PVC: Precio valor contable. Se trata de las veces que está contenido en precio el patrimonio neto por acción. Es especialmente significativo en acciones que cotizan por debajo de la unidad, lo cual quiere decir que en mercado se están intercambiando acciones a precios por debajo de lo que dice la contabilidad, que a su vez normalmente responde a valoraciones muy bajas. A no ser que la empresa presente una perspectivas muy negativas, no debería ser normal encontrar PVC inferiores a uno: valores con PVC menores que la unidad y con buenas perspectivas suelen ser una compra clara.
Se calcula por ejercicios y normalmente se utiliza el último cerrado y auditado, de forma que se sabe exactamente el valor en libros de las partidas.


• Rentabilidad por dividendo: porcentaje que del precio supone el dividendo bruto total pagado por una empresa en un ejercicio. Es una medida bastante utilizada, ya que es una rentabilidad líquida anual asegurada en el momento de la compra (siempre que la empresa no opte por un recorte del dividendo). De esta forma, si un inversor compra Iberdrola con una rentabilidad por dividendo del 3,3 por ciento, independientemente de lo que haga la cotización durante el próximo año, obtendrá una rentabilidad bruta por dividendo del 3,3 por ciento. La bolsa española en la actualidad cotiza con una rentabilidad por dividendo (se calcula también ponderando por capitalizaciones) del dos por ciento aproximadamente.


• ROE ajustado: más que un ratio es una forma de valorar empresas que utiliza varios de los conceptos mancionados en este manual. La forma genérica es una equivalencia entre dos ratios: cotización sobre valor neto por acción y ROE sobre coste de capital. El valor neto por acción se entiende como el valor contable ajustado por plusvalías, fondo de comercio, exceso/defecto de provisiones…, es decir, el valor contable ajustado, según opinión del analista, a precios de mercado. La equivalencia entre ratios apunta a que la relación entre lo que la empresa obtiene de rentabilidad a sus recursos propios y su coste de capital u oportunidad (ROE/coste de capital) debe ser equivalente a la relación entre el precio en mercado y el valor contable ajustado. Se suele utilizar como medio de valoración, ya que obteniendo ROE, coste de capital y valor contable ajustado por acción se puede calcular el precio o valor teórico.