Cómo Utilizar los Stop Loss

Los stops son utilizados con un sólo propósito: protección del capital, y se utilizan para limitar las pérdidas o bien para proteger las ganancias. Los stops se usan basándose en una cantidad de dinero o porcentaje de capital predeterminada más que en indicadores de mercado.

Existen, en líneas generales, dos tipos de stops:

a) El stop de gestión es probablemente el más importante pues hace referencia a la cantidad de dinero que el operador está dispuesto a perder en cada transacción que realiza y se establece luego de la entrada. La única regla sobre el stop de gestión es que no interfiera con la volatilidad propia del instrumento que operamos. De esta forma, si el stop delimitado está siendo alcanzado de forma regular, junto con un cambio en la trayectoria del mercado, lo recomendable es analizar nuevamente la volatilidad propia del instrumento y definir un nuevamente la amplitud que debe tener el stop loss.

Un método para determinar el stop, es ver el tamaño de las barras o candlestick (velas japonesas) de acuerdo al período de tiempo que se analicen los gráficos (5 minutos, 1 hora o gráfico diario) y obtener la barra promedio de ese período de tiempo. A esa barra se le añade un porcentaje, que podríamos llamarlo desviación estándar y ese será la amplitud del stop final que utilice en cada operación con ese instrumento.

b) El segundo stop es el de protección de beneficios, cuya estrategia se basa en utilizar un trailing stop, vale decir, se mueve con la tendencia pero no se modifica si esta cambia de dirección. En caso de que se presente una buena tendencia que permita al operador obtener buenas ganancias, lo que se hace es ajustar el stop sólo con el objetivo de que el mercado no deje fuera nuestra operación continuando así con la acumulación de ganancias.

Los stops pueden utilizarse en formas y con técnicas muy distintas pues en definitiva es algo personal, y que depende de cada plan de trading, siendo menos necesarios cuanto mejor sea el sistema además de los puntos de entrada y salida que utilice el operador.

En definitiva, los stops se utilizan para proteger nuestro capital, mientras que los puntos de salida se utilizan como respuesta a específicas condiciones del mercado.