El flujo del comercio es la base de todas las transacciones internacionales. Así como el ambiente de inversión de cualquier economía determinada establece la valorización de su moneda, el flujo del comercio representa el balance comercial neto de un país. Los países que son exportadores netos, lo cual quiere decir que exportan más a los clientes internacionales de lo que importan de productores internacionales, experimentarán un superávit comercial neto. Aquellos países con un superávit comercial neto están más propensos al aumento de la valorización de su moneda ya que su moneda se compra más de lo que se vende debido a la fuerte demanda inherente de la moneda para propósitos comerciales.

Los países que son importadores netos – que quiere decir que hacen más compras internacionales que ventas internacionales – experimentan lo que se llama un déficit comercial lo cual tiene el potencial para producir un declive en el valor de la moneda. Para formar parte del comercio internacional, los importadores deben vender su moneda para comprar mercancía o servicios. Claramente, un cambio en el balance de pago tiene un efecto directo en los niveles de la moneda. Por lo tanto, es importante para los operadores mantenerse al tanto de los datos económicos relacionados con este balance y comprender las consecuencias de los cambios en el balance de pago.

Espero que les interese este tema del flujo del comercio.