La adversidad al riesgo provocada por las preocupaciones en torno al crecimiento económico global continúa definiendo la agenda de la mayoría de los mercados financieros.

Las inquietudes sobre un posible acuerdo entre el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y el Congreso para evitar el famoso precipicio fiscal, acaparan gran parte de la atención. Si este gran inconveniente no se resuelve antes de la fecha límite del 1º de enero, una nueva recesión podría llegar tanto en los EE.UU. como en los principales países del mundo. Por otra parte durante la semana pasada, el índice S&P alcanzó su nivel más bajo de los últimos tres meses y el dólar aumentó en relación a un índice de divisas. Estos movimientos afectaron a las materias primas, y solo algunas de entre ellas tuvieron un rendimiento positivo. El índice DJ-UBS continúa cercano a su nivel más bajo de los últimos cuatro meses y el sector agrícola, especialmente los granos, sigue siendo débil. Los sectores de la energía y los metales industriales consiguieron tibios repuntes debido al impulso del gas natural y aluminio, respectivamente.

El Brent, atrapado entre las tensiones en Medio Oriente y la exposición negativa al riesgo
El grave conflicto que atraviesa el Medio Oriente provocó un breve repunte del crudo, pero la atención sigue centrada en los débiles pronósticos económicos y en la adversidad general al riesgo que está afectando a la mayoría de las clases de activos. Como resultado, el crudo Brent continúa comercializándose dentro de su rango sólidamente establecido entre 105 y 112 dólares/barril. En cambio, el crudo WTI se negociado a 85 dólares/barril, manteniéndose apenas algunos dólares por encima de los niveles en los cuales las técnicas de extracción comienzan a tener menos sentido desde el punto de vista de la rentabilidad.

El Pronóstico de Energía Mundial de la Agencia Internacional de Energía disparó algunos titulares dada su audaz predicción acerca de que los EE.UU., debido a la revolución del petróleo de esquisto bituminoso, superaría a Arabia Saudita y a Rusia para convertirse en el productor global de crudo más importante del mundo antes de finalizar esta década. La extracción del petróleo de esquisto bituminoso trae una etiqueta de precio mucho más cara que el crudo saudita. Los elevados precios deberán obligar a que la extracción del petróleo de esquisto sea rentable y comercializable. Solo así podría cumplirse la predicción. En el mismo informe, la IEA también bajó sus pronósticos de demanda para el este 2012, dado que la débil actividad económica combinada con el impacto provocado por el huracán Sandy, afectarán el nivel de consumo en los EE.UU. El gas natural repunta ante el inicio anticipado de la temporada de extracción
Este commoditie también se ha caracterizado por su buen desempeño durante la semana pasada. Repuntó especialmente antes de los datos de inventario publicados por la Administración de Información sobre Energía (mostraron el primer descenso de la temporada), dado que las bajas temperaturas -por debajo de los niveles normales- provocaron un incremento de la demanda. La extracción de 18 mil millones de pies cúbicos de reservas subterráneas ha sido la extracción estacional más temprana realizada desde 2007 en comparación con una inyección media quinquenal de 17 mil millones de pies cúbicos correspondiente a esta semana. Los pronosticadores esperan que el próximo invierno estadounidense sea aún más frio que el del año pasado, lo cual contribuiría a mantener los precios dado que las reservas se verían reducidas, especialmente durante los meses de enero y febrero cuando el consumo de gas para calefacción alcanza su nivel máximo. Por lo tanto, seguramente el precio se mantendrá dentro del rango entre 3,5 y 4,5 dólares a raíz de que el recambio de carbón a gas podría recibir un impacto negativo por encima de los 4,25 dólares, debido que el gas natural necesita mantener su competitividad frente al carbón estadounidense. El invierno pasado fue el cuarto más cálido jamás registrado y eso ayudó a disparar el desplome de los precios del gas natural de hace unos meses, ya que las reservas no se extrajeron a la velocidad normal. Esto ha generado preocupación ya que no podría alcanzarse la capacidad máxima de almacenamiento durante la temporada de inyección de este año, es decir entre, abril y noviembre. Sin embargo, esto no se ha materializado, dado que un recambio sin precedentes de carbón a gas natural permitió estabilizar los precios y los niveles de reserva. Este recambio de un combustible más contaminante a uno más limpio convirtió a los EE.UU. en el Nº1 del mundo en cuanto a la reducción de emisiones de carbono se trata. La EIA estima que las emisiones de CO2 para este año alcanzarán su nivel más bajo de los últimos 20 años y este nivel será 14% más bajo que el más elevado registrado en 2007. El gas natural emite menos de la mitad de carbono por unidad energética que el carbón y la reducción del uso del carbón ha sido inaudita. El oro y la plata, frente a un dólar más fuerte El importante repunte luego de las elecciones en EE.UU. ya ha perdido fuerza, dado que ambos metales están en busca de un impulsor que haga subir los precios. Hasta tanto aparezca un elemento impulsor, el oro y la plata volvieron a ser uno más entre tantos activos de riesgo afectados por mercados de valores más débiles y por un dólar que ha alcanzado su nivel más alto en diez semanas frente a una canasta de divisas. Los inversores en ETFs no se inmutan ante estas adversidades y el total de sus posesiones de oro ha alcanzado una nueva cifra récord de 2600 toneladas métricas (Bloomberg). Los inversores apalancados aguardan un panorama más claro, pero sin duda estarán alertas al impacto en el mercado de un posible quiebre del rango actual situado entre 1.700 y 1.740 dólares/onza. Estabilidad para el cobre El traspaso de poder que sucede cada diez años en el gigante asiático, y ante la presencia de un nuevo líder y un nuevo Politburo, se elevaron las expectativas sobre el anuncio de un paquete de estímulo adicional para apoyar la demanda del principal consumidor de cobre del mundo. Una reciente mejora en los datos económicos de China, junto con la especulación de que Japón podría considerar otras formas de estimular su debilitada economía, también contribuyeron a detener la avalancha bajista que sufría desde hace seis semanas. Aún es demasiado pronto para decir si este movimiento de los precios significa que haber alcanzado un punto de inflexión, pero los operadores estarán alertas al soporte de la tendencia en 3,4 dólares/libra, lo que obstaculiza mayores pérdidas, pero, si supera los 3,51 dólares/libra contribuirá a generar mayor confianza.
El cacao repunta ante los conflictos en Costa de Marfil El cacao es otra de las materias primas que ha tenido mejor rendimiento a pesar de haber perdido algo de rentabilidad hacia el final de la semana. Hubo dos noticias que respaldaron a este grano: inicialmente, el precio comenzó a repuntar luego de que los informes comunicaran que los molinos de cacao habían incrementado su producción al nivel más alto de los últimos dos años para abastecer una demanda de chocolate sin precedentes, especialmente proveniente de los países en vías de desarrollo. Por su parte, la reducción de la oferta proveniente del Oeste de África podría generar la primera escasez de granos de los últimos tres años. El repunte se aceleró el miércoles con el aumento en 70 dólares, alcanzando la cifra de 2457 dólars/MT luego de que el presidente de Costa de Marfil disolviera su gobierno tras el rechazo de un proyecto de ley que proponía que la mujer tuviese los mismos derechos que el hombre como cabeza de familia. Esto pone nuevamente en evidencia la volatilidad de la situación política de Costa de Marfil que continúa siendo el principal proveedor mundial de cacao y actualmente proporciona el 37% del suministro global. Un guerra civil ocurrida hace menos de dos años también disparó el precio a su nivel más alto en 32 años, y este acontecimiento aún está fresco en la mente de los consumidores y operadores, lo que explica la reacción del mercado. El interés especulativo en el cacao ha pasado de ser una apuesta a la caída de los precios hasta el mes de junio, cuando la posición larga neta se elevó a niveles que prácticamente igualaron aquellos alcanzados durante la guerra civil que generó un aumento suba de precios al inicio de 2011. Ante este panorama, el cumplimiento de las proyecciones de una fuerte demanda en 2013 dependerá de los pronósticos económicos, ya que el chocolate es un artículo de lujo y un alimento reconfortante. La demanda de artículos de lujo depende de los pronósticos económicos, especialmente en Europa y en los EE.UU. que dan cuenta de más de la mitad de la demanda global. Otros incrementos en los precios dependen de los factores políticos en Costa de Marfil, pero por ahora cierta resistencia anticipada a los contratos a futuro para marzo de 2013 en 2500 y 2531 dólares/TM podría detener cualquier otro avance.