¿Cómo operan los contratos por diferencia (CFD)?

El ente emisor de los contratos por diferencia, es decir el intermediario financiero le paga a la Bolsa el valor total de la compra de las acciones o el activo subyacentes sobre el que se basa el contrato, y en el instante en que se realiza la compra emite un contrato CFD a favor del inversionista. De esta manera el intermediario convierte el movimiento del activo en liquidaciones diarias por diferencia en su cuenta. En caso de que una vez finalizada la sesión, el trader no vende su contrato, el intermediario financiero le aplica una tasa de interés que generalmente es de la siguiente forma:

I = (Euribor+un diferencial)/365



En este caso como es el intermediario el que posee los activos (acciones, commodities u otro), es un dinero que de alguna manera está inmovilizado y por el cual no obtiene ningún tipo de ganancias, razón por la cual cada día que el trader no venda su CFD se le aplican estos intereses de tal manera que el intermediario obtenga un beneficio.