• Tanto el apalancamiento como las liquidaciones diarias son un arma de doble filo que pueden funcionar a favor o en contra del inversionista. Por ejemplo, un movimiento drástico del mercado en nuestra contra puede ocasionar que al habernos apalancado tengamos que pagar mucho más dinero del que en realidad tenemos lo que a si vez trae como consecuencia que tengamos que asumir costos que en realidad no nos podemos permitir. Así mismo esto puede provocar que perdamos nuestra liquidez lo que nos obligaría a salir del mercado, probablemente en el peor momento posible teniendo grandes pérdidas. Esto nos imposibilitaría el poder permanecer en el mercado a la espera de que el activo subyacente del contrato continue con su tendencia original y vuelva a subir o bajar tal como habiamos estimado.

  • Otro inconveniente importante de los CFD son los intereses diarios que el operador tiene que pagar por mantener una posición abierta. Esto puede ocasionar incluso que el dinero que tengamos que pagar en intereses supere a las ganancias o sea bastante similar de tal modo que el beneficio obtenido sea menor al esperado originalmente.

  • Este instrumento de inversion es un derivado y como tal está indicado para operadores que cuentan con un amplio conocimiento del mercado ya que si la operación de compra/venta tiene un resultado adverso, el inversionista puede llegar a perder bastante capital. Por tal motivo se recomienda tener cuidado con la publicidad engañosa de muchas compañías involucradas en el comercio con CFD que promocionan este instrumento como una forma facil y muy rentable de ganar dinero. Como forma de inversión, ciertamente los CFD son potencialmente muy rentables pero no son para traders novatos.