Los Futuros más utilizados para negociar con contratos son los Futuros sobre divisas, los Futuros sobre materias primas, los Futuros sobre índices bursátiles, los Futuros sobre títulos y los Futuros sobre renta fija entre otros. Esta variedad de Futuros le ofrece al inversor una amplia gama de posibilidades en cuanto a productos para invertir, de tal modo que pueda escoger aquel cuyo comportamiento domine mejor. Por ejemplo, un inversor con experiencia en el mercado de divisas Forex, puede invertir con mayor comodidad en contratos de Futuros de divisas ya que tiene un mayor conocimiento de como funciona este mercado y como se mueve este tipo de activos.


Cada tipo de Futuro tiene sus propias características. Por ejemplo, los Futuros sobre materias primas generalmente son ofrecidos por brokers para los inversionistas minoristas. Como su nombre lo indica, el activo subyacente es una materia prima como el oro o el petróleo. En este caso el cierre de la liquidación del contrato, se efectúa por entrega de la materia prima en la fecha pactada en el mismo contrato.

Los contratos de Futuros sobre índices bursátiles son los que se denominan S&P 500, mini S&P 500, Ibes y mini Ibex por ejemplo. Es así, que el Ibex tiene un valor nominal 10 veces mayor que el índice y el mini Ibex tiene un valor 10 veces más pequelo que el del índice propiamente dicho. Los Futuros basados en índices bursátiles, constituyen un instrumento barato que pueden ser vendidos a crédito, sin tener en posesión el activo subyacente.

Los contratos de Futuros con respecto a las divisas, se efectúan de acuerdo al segmento monetario. Por citar un ejemplo, en España, se especula con respecto al Euro-FX en una relación del euro con el dólar estadounidense. De esta manera se establece un contrato nominal.
Por su parte los Futuros sobre renta fija se adelantan a las alzas y se puede vender un contrato de Futuros con un bono a 10 años. En este caso el contrato se mueve a la inversa, es decir si el tipo sube, el bono baja y a la inversa. El valor nominal de este contrato suele ser de 100 000 euros y la garantía de 1400 euros.

Pueden obtener más información sobre los tipos de contratos de Futuros de acuerdo al activo subyacente por medio de los siguientes artículos:ç

  • Futuros sobre divisas.
  • Futuros sobre oro.
  • Futuros sobre plata.
  • Futuros sobre petróleo



Actualmente, los mercados de Futuros se separan en dos tipos básicos:

  • Mercados de derivados financieros: Estos mercados se comienzan a desarrollar en los Estados Unidos a mediados de la decada de los 70. Aplican la misma mecánica empleada en los mercados no financieros.
  • Mercados de derivados no financieros: Fueron los primeros de este tipo en desarrollarse y están formados principalmente por materias primas. Como ejemplos de mercados de derivados no financieros tenemos el mercado del oro, el petróleo, la plata, el platino, los granos, etc.


En ambos tipos de mercados, los inversionistas y especuladores suelen negociar principalmente con dos tipos de derivados (por supuesto que existen muchos otros tipos de derivados los cuáles van ganando popularidad con el paso del tiempo): Futuros y Opciones los cuales cuentan con las siguientes características generales que deben ser consideradas por todo inversor antes de comerciar activamente con estos:


  • Son contratos con un riesgo inherente elevado por lo cual pueden generar bastantes ganancias o pérdidas al inversor.
  • Se basan en activos que generalmente tienen una volatilidad alta.
  • Emplean un apalancamiento elevado, lo cual en parte determina el riesgo elevado (multiplicación de las ganancias o pérdidas).
  • Los contratos suelen tener periodos de vencimiento relativamente cortos.