Basicamente se pueden dividir los derivados financieros con que se comercia actualmente en los siguientes tipos:


1.) Derivados de acuerdo al tipo de contrato






Esta clasificación se puede dividir a su vez en la siguiente tipología:
  • Opciones
  • Futuros (ya sea en Mercados Organizados o en OTC, también conocidos como Forwards).
  • Contratos Por Diferencia (CFD)
  • Permutas o intercambios (SWAPS)
2.) Derivados dependiendo de la complejidad del contrato


De acuerdo al grado de complejidad de los contratos, se pueden dividir los derivados en los siguientes tipos:
  • Intercambio-Futuro-Opción Convencional: También se conoce como “Plain Vanilla”.
  • Intercambio-Futuro-Opción Exótica: En este tipo se incluyen las opciones tipo “Bermuda” y tipo “Asian”.

3.) Derivados dependiendo del lugar donde se contrata y se negocia el contrato
Dependiendo del lugar donde se efectúa la negociación del contrato, estos se suelen dividir en:



  • Mercados Organizados o M.M.O.O: En este caso los contratos son estandarizados lo cual significa que solo habrán derivados sobre activos subyacentes que el mercado haya autorizado previamente. Además tanto los precios en ejercicio como los vencimientos de los contratos son iguales para todos los participantes. En los mercados organizados se tiene una mayor transparencia con respecto a los precios.
  • Los OTC u “Over The Counter”: Estos son derivados cuyos contratos (activo subyacente, plazos y demás) son hechos a la medida de las partes que contratan el derivado. Con los OTC no existe la estandarización que hay en los Mercados Organizados por lo cual ambas partes pueden fijar las condiciones que más les favorezcan.

4.) Derivados dependiendo del activo subyacente
Así mismo los derivados se suelen clasificar con respecto al activo subyacente que utilizan en los siguientes tipos:



  • Derivados financieros: Estos son los derivados que emplean activos como acciones, divisas, tipos de interés, riesgo crediticio y bonos.
  • Derivados no financieros: Entre los derivados que se agrupan en esta categoría están los que emplean materias primas (commodities) como activo subyacente. Dentro de las materias primas que se emplean en operaciones con derivados tenemos alimentos (cereales, cítricos, soya, maiz, etc), metales, energía (petróleo, gas, electricidad y otros) y otros.
  • Derivados sobre activos de otros tipos: Hoy en día también se negocia con derivados que emplean activos subyacentes de otros tipos como índices generales de precios, inflación e incluso condiciones climáticas.

5.) Derivados dependiendo de la finalidad
Finalmente tenemos los derivados que se clasifican de acuerdo a su finalidad. Estos se suelen clasificar de acuerdo a los siguientes tipos:




  • Derivados de cobertura: Estos derivados usados como una herramienta para la disminución de los riesgos. En este caso se toma la posición opuesta en un mercado de Futuros en contra del activo subyacente del derivado.
  • Derivados de arbitraje: Son los derivados que buscan tomar ventaja de la diferencia de precios entre dos o más mercados. Por medio del arbitraje los participantes en el mercado pueden conseguir una ganancia practicamente libre de riesgo. Con estos derivados, las utilidades se logran debido a la diferencia de precios de mercado.
  • Derivados de negociación: Son los derivados que se negocian con el fin de obtener ganancias con la especulación del precio del activo subyacente.