Normalmente, los commodities suelen clasificarse en los siguientes tipos:

  • Metales: Como por ejemplo oro, plata, platino, cobre, aluminio, hierro, litio, etc.
  • Energéticos: Estos incluyen productos como petróleo crudo, petróleo refinado, gas, nafta, etanol, fuel oil, electricidad, etc.
  • Softs: Esta categoría incluye productos agrícolas como algodón, cacao, azucar, café, etc.
  • Granos: Aquí podemos encontrar maíz, trigo, avena, soya, cebada, etc.
  • Carnes y derivados: Se incluye la carne de ganado vacuno, ganado porcino, ganado vivo, manteca, leche, etc.
  • Financieros: Durante los últimos años han aparecido los llamados commodities financieros que emplean como activos subyacentes productos como eurodólares, bonos de 30 años, índices como el NASDAQ 100 y el Dow Jones y divisas como el euro, el dólar y la libra esterlina entre otros. De esta forma se amplía el rango de productos que se consideran como commodities y ya no se habla solamente de materias primas y derivados de estas.

Hoy en día, los commodities con los que más se comercia en los mercados financieros de alrededor del mundo de forma directa o por medio de distintos derivados (opciones, contratos de Futuros y otros) son los siguientes:



  • Petróleo.
  • Oro.
  • Plata.