Hoy en día gracias a la tecnología y a la globalización, se puede comercializar con cualquier cosa en los mercados financieros. Hoy más que nunca existe la posibilidad con operar con múltiples activos financieros sea acciones, divisas, bonos, materias primas y sus respectivos derivados financieros. Una de estas opciones con las que se ha venido comerciando desde hace miles de años son los commodities (materias primas).


Desde los tiempos antiguos el hombre ha negociado con productos como metales preciosos, metales no preciosos (hierro, cobre, cinc y otros), alimentos vegetales (maiz, cacao, soya, etc), alimentos animales (carne, productos lácteos etc) y similares, pero no es hasta nuestro días cuando todas materias se han convertido en una forma de inversión a la cual tienen acceso cada vez más personas gracias al desarrollo de las comunicaciones.



De esta manera, la negociación con materias primas se ha convertido en una de las formas de inversión más difundidas ya que se comercia directamente con productos disponibles en la naturaleza o producidos a partir de esta, como son el oro, el petróleo, el platino, el maiz, la soya y el cacao por citar unos cuantos ejemplos. Estos productos suelen tener un valor similar en cualquier país del mundo y son comerciados activamente. Incluso muchos inversionistas se dedican a especular con ellos, obteniendo ganancias de la fluctuación de sus precios.


En un inicio, el concepto de commodity se aplicaba sobre todo a materias primas a granel es decir sin marca. No obstante, hoy en día, en el sector financiero este concepto es aplicado a todo lo que puede ser usado como un subyacente en un contrato de Futuros de una Bolsa. De esta manera los activos financieros que pueden ser considerados commodities pueden ser bastantes. Sin embargo, no debe confundirse el concepto e incluir dentro de esta definición a otros tipos de activos como las divisas, índices bursátiles y tasas de interés entre otros (tambíen conocidos como valores o securities).


Tal vez, sea más sencillo entender el concepto por medio de la siguiente definición:


“Commodity a todo bien que es producido en masa por el hombre o incluso del cual existen enormes cantidades disponibles en la naturaleza, que tiene un valor o utilidad y un muy bajo nivel de diferenciación o especialización.”




Entre los ejemplos de activos que pueden ser considerados como commodities tenemos el petróleo, el oro, el cobre, el trigo producido en granja, la electricidad, la celulosa, el platino, la banda ancha de internet y productos semielaborados que se utilizan como materia prima para fabricar otros más complejos.



Dentro de los commodities podemos incluir muchos productos como metales, granos, carnes y sus derivados, los llamados softs como el algodón y el azucar y materias relacionadas con la energía como el petróleo y el gas. Así mismo, en la actualidad también hay commodities de tipo financiero como los eurodólares por ejemplo. La realidad es que el término commodities es aplicado a una gran variedad de activos y no solamente a las materias primas como se hacía antes.



La inversión con commodities basicamente es una inversión a futuro por lo cual se suelen negociar con contratos de este tipo. Al igual que ocurre con otros activos negociados en el mercado, los commodities suelen presentar volatilidad de los precios, lo cual ocasiona que no siempre se pueda tener certeza acerca del comportamiento de las cotizaciones de estos productos, lo cual le permite a muchos inversionistas obtener ganancias especulando con ellos.



No obstante, lo cierto es que con el tiempo, los incrementos en los precios de estos productos han mostrado rendimientos mayores así como mayor estabilidad en el mercado si se comparan con otros activos (las divisas por ejemplo) que presentan una mayor fluctuación en sus cotizaciones (caidas y bajadas constantes).
Esto se debe a que existe una demanda cada vez más grande de este tipo de productos, sobre todo de tipo energético (electricidad, combustibles), minerales, metales, alimentos, etc. Hay que recordar que la población mundial crece lo mismo que las necesidades de recursos de ahi que a mediano-largo plazo la inversión en commodities es una buena opción. Un factor que está aumentando el precio de los commodities es la demanda creciente de economías emergentes como China, India, Brasil y otros.