Más dinero se ha perdido operando impulsivamente que por otras causas. Por ejemplo, es común oir entre los traders princiantes frases como: "El mercado ha bajado demasiado, por lo tanto tiene que empezar a subir". Este tipo de pensamiento se basa más en pensamiento impulsivo más que en el uso de la razón, que siempre debe prevalecer a la hora de operar en el mercado.


Nunca deja de sorprender descubrir como se comportan personas altamente preparadas, disciplinadas e inteligentes en sitios como Las Vegas por ejemplo. Hombres y mujeres que nunca en su vida pagarían más de un dólar que el precio negociado por un producto o servicio en sus negocios de repente pierden $10 000 o más en tan solo 10 minutos en juegos como la ruleta o el Black Jack. El ruido, las luces, la excitación y las multitudes presentes a su alrededor transforman a estas personas sobria e inteligentes en jugadores inconscientes e irracionales. El mercado de divisas, con sus precios siempre cambiantes, su constante flujo de noticias, y el apalancamiento más liberal en el mundo de los mercados financieros suele tener un impacto similar en los operadores novatos.


Operar por impulso es lo mismo que apostar, así de simple. Puede brindar ganancias momentáneas cuando se está en una racha ganadora, pero una sola pérdida importante puede ocasionar que el trader llegue a perder no solo sus ganancias obtenidas, sino también todo su capital y en menos tiempo del que puede creerse. Así como toda historia en Las Vegas termina en bancarrota, lo mismo ocurre con el trading impulsivo. En el mercado, la lógica nos hace ganadores y el impulso nos mata.

Esta máxima no es verdadera debido a que el trading con lógica sea siempre más preciso que el trading impulsivo. De hecho, a veces ocurre lo contrario. Los traders impulsivos pueden tener una racha impresionante de operaciones ganadoras, mientras que los traders que usan esquemas de operación basados en la lógica pueden tener rachas perdedoras. La causa de que la razón triunfe sobre el impulso es que los traders focalizados en la lógica saben como limitar sus pérdidas, mientras que operadores impulsivos casi siempre están a una o dos operaciones de quedar en total bancarrota.


Ahora veamos un ejemplo de como ambos tipos de traders operan en el mercado. El operador A es un trader impulsivo. El "siente" la acción del precio y actúa en consecuencia. Ahora imaginemos que el GBP/USD se está moviendo al alza y ha alcanzado nuevos altos. En este punto el operador A "siente" que el precio ha subido demasiado y abre una posición de venta. Y entonces ocurre que el par sigue subiendo, lo cual convence al trader de que el mercado está en estado de sobrecompra y decide aumentar su posición de venta.


Lo que ocurre a continuación es que el precio se detiene pero no retrocede. Ante esta situación el operador impulsivo está seguro de que el precio está en su máximo por lo cual triplica su posición de venta, solo para observar con horror como el GBP/USD sigue subiendo y subiendo, lo cual termina con un margin call en su cuenta. Unas pocas horas después, el precio efectivamente alcanza su valor máximo y empieza a caer con rapidez, lo que causa que el operador A se sumerja en un mar de emociones negativas - inclyendo la furia - mientras observa como el mercado se mueve en la dirección que predijo sin que pueda hacer nada.


En este caso, el trader estaba en lo correcto acerca del mercado, pero escogió el alto por impulso y no por lógica.


Por el otro lado, el operador B emplea tanto análisis técnico como análisis fundamental para calibrar el riesgo y estimar el momento oportuno para entrar. El también piensa que el GBP/USD está sobrecomprado, pero en lugar de escoger prematuramente un alto para entrar al mercado, espera pacientemente a que se produzca una señal técnica clara como una candela roja en una banda Bollinger superior o un movimiento en el RSI abajo del nivel 70 antes de abrir una posición. Además, el operador B usa el alto del movimiento como el punto lógico para colocar su stop loss con lo cual cuantifica el riesgo.



Este trader es suficientemente inteligente para usar un tamaño de posición que no arriesgue más del 2% de su cuenta y la operación falla. Aún si se equivoca como el operador A, el lógico y metódico enfoque del operador B le permite preservar su capital, por lo cual podrá operar otro día, mientras que las acciones impulsivas del operador A lo llevaron a perder toda su cuenta.


En el mercado Forex, las tendencias pueden durar mucho tiempo, por lo que arriesgarse a operar en contra de la tendencia con base en sentimientos acerca de que se está ante el máximo o el mínimo, puede llevar al desastre si el trader no tiene cuidado. En realidad, no es necesario agarrar todo un movimiento de cambio de tendencia para obtener buenas ganancias, si conseguimos aprovechar un 70%-80% de un movimiento de estos, podemos decir que fue una muy buena operación.


Si bien el trading impulsivo puede parecer más emocionante, la realidad es que el trading basado en la lógica - el usado por los profesionales - es lo que nos hará ganar dinero a largo plazo.